Cosas del viento

Y me habló el viento

de tus sonrojadas mejillas

de tus suspiros profundos

de tu mirada al horizonte.

Se que yo no soy el viento

ni puedo estar en todas partes

pero tengo algo llamado corazón

donde habita parte de ti.

No es mucho mi legado

no tengo nada más

pero si quieres ese poquito

latera siempre por y para ti.

En tus manos esta el hechizo

ese que haga crecer la luz en los dos

en manejar el viento en un solo sentido

y nuevos recuerdos crear.

… Y así me lo dijo.

Un cambio de energía

entre las rocas y las olas

choque directo en las conchas

en las lapas de mi vida.

Allí donde hice el amor

entre lo salado y lo apetecible

a galope del viento

a tu pelo en mi piel.

Donde las gaviotas vigilantes

sentían cierto orgullo

de la bandera por delante

y la marejada del fin de semana.

Donde se otorga libertades

rompiendo el océano en la proa

nobles piratas amándose

más allá de las redes.