Cosas del viento

Y me habló el viento

de tus sonrojadas mejillas

de tus suspiros profundos

de tu mirada al horizonte.

Se que yo no soy el viento

ni puedo estar en todas partes

pero tengo algo llamado corazón

donde habita parte de ti.

No es mucho mi legado

no tengo nada más

pero si quieres ese poquito

latera siempre por y para ti.

En tus manos esta el hechizo

ese que haga crecer la luz en los dos

en manejar el viento en un solo sentido

y nuevos recuerdos crear.

Cuando vives algo…

Y he sentido el amor más fuerte

de los que son inalcanzables

inigualables y hermosos

de los que traspasan una vida.

De los que te enseñan a vivir

a desear seguir a su lado por siempre

de dar hasta la ultima gota de sangre

por un segundo de su aliento.

Y he tenido en mi corazón

el detalle más sensible y gratuito

ese amor irreprochable

del que no sobra ni una sola coma.

De los que emanan tanta ternura

que ni el paso del tiempo ni el dolor

hacen callar el palpito inconfundible

de un amor verdadero.

No me enamore de ti.

No me enamore de tus ojos

esos que brillaban a mi lado,

tampoco me enamore de tu sonrisa

esa que era música para mí.

No me enamore de tus emociones

aquellas que transmitías a todas horas,

ni tampoco de tu piel suave

que tanto me gustaba acariciar.

No pude enamorarme nunca de ti

por como vivías cada día conmigo,

como llenábamos las horas de amor

y de sentirnos juntos para siempre.

Nunca me enamore de ti sin más

porque siempre he sentido algo infinito,

no pude enamorarme porque te amaba

y no hay nada por encima de ello…