Menos mal que ya se termino San Valentín

Menos mal que se ha terminado lo de San Valentín. Para los que somos feos, pobres, enfermos y sin pareja que nos estén bombardeando con la publicidad por la calle, por la televisión, por los diversos canales en Internet, hasta por el spam del correo electrónico nos explota la cabeza. Todo un negocio para recordarte lo solo que estás y lo “jodido” que te quedas mientras todo se ve maravilloso para gran parte de los mortales.

Por supuesto el tema se reinventa hasta el fanatismo, no hay escaparate, canal, temática del día que no este lleno de mensajes de amor, de corazones, de abrazos efusivos y de ropa interior roja en más cantidad que la que se compra Papa Noel todo el año.

Deberían de hacer un día especial para nosotros, si leches, los que no nos comemos un rosco ni caducado de seis meses, para que por lo menos en esas 24 horas alguien aunque fuese anónimamente nos subiese un poco el ego, que a veces una mentira piadosa incluso hace gracia y queda bien una vez al año, todo sea por un bien mayor…. ¡si!, la sonrisa de un feo.

Así que ya quemado el día 14 de Febrero y sin excusa alguna ya que por mucho que se intente a ciertas edades estamos para vestir de (foca) monje y como la moda del hombre de las cavernas ya no se lleva pues nada, nos quedamos a entrenar lombrices para no aburrir la mente que igual nunca se sabe y por un casual alguna fea sin pareja aún pasado ya el día me alegra el día mandándome un correo electrónico aunque sea para mandarme un mojón.

Un fuerte abrazo y feliz fin de semana para tod@s.

Let me in

Nada de tu interior

me dejaba ser feliz

nada de tu exterior

me dejaba entrar en ti.

Como en un juego

los niveles eran más y más altos

y la recompensa peor

tirando a un momento malo.

Tirar la toalla una bendición

en un cuadrilátero injusto

donde sólo yo recibía golpes

y tu todos mis besos.

Y no es cuestión de gustos

soy un monstruo

pero al menos lo intento

pero tu me dejas fuera.

Amada Muerte

Al desnudo

la visita inesperada

la jodida parca

sigue trabajando.

Ella aterroriza

pero no busca culpables

ella no juzga

solo se los lleva.

Vivir a su manera

es puro aislamiento

como un espectador

de las negruras.

Ya se oyen sus pasos

marcados con cadenas candentes

solo espero que me bese

y me diga “en otro momento”.