Comunicado: ME TOMO UN DESCANSO

Queridos lectores y compañer@s aprovechando que muchos de vosotr@s os tomáis un descanso por las vacaciones invernales y teniendo mi salud por los suelos voy a descansar hasta Enero. Intentaré junto con los médicos y Ana María recomponer un poco mi frágil salud para evitar tener que alargar las vacaciones forzosas a las que de vez en cuando me veo obligado. Si puedo os iré leyendo a los que sigáis publicando para no perderos mucho de vista y no echaros tanto de menos.

Gracias a tod@s por vuestra comprensión y os deseo un fin de año mejor de lo que hemos dejado ya atrás que ha sido horrible, que el 2021 nos respete y nos dé una alegría y sigamos tod@s juntos. Un abrazo enorme de corazón.

Siempre vuestro, Reve Cossue.

Puedes apoyarme con tus donativos en: https://www.paypal.me/MRibadulla

Hoy he soñado

No suelo dormir mucho, el insomnio es parte de mi vida desde hace tanto que ya ni me acuerdo, pero suelo quedarme dos o tres horas fuera de combate pero no a unas horas fijas, si no cuando mi cuerpo ya no puede más y se desconecta sin avisarme.

No tengo sueños, a veces me sorprende tener alguno pero vagos y lejanos, raramente de esos sueños lucidos que te acuerdas al despertarte pero hoy tuve uno. Y me encantó poder recordarlo y pensar en él mientras intentaba levantarme.

En ese sueño estabas tú, hermosa como siempre, retocándote el pelo con tu cepillo mientras me contabas tus aventuras durante la Universidad, esas anécdotas que te encanta contar antes de meterte en la cama. Cuando terminaste con tu camisón semitransparente te sentaste a mi lado para leer un poco antes de apagar las luces, los dos en una costumbre tuya que adopte.

Luego con la luz apagada te abrazaste a mi, acariciando mi pecho en silencio, relajandote buscando dormirte como todos los días, por lo menos en mi sueño transmitía esa sensación, de ser habitual todas las noches. Me gustaba esa sensación. Y me gustaba sentir como después de jugar con mi pecho bajabas lentamente la mano para jugar luego con mi miembro viril hasta ponerlo bien duro.

Sin mediar palabra te pusiste encima mía y me hiciste el amor hasta caer rendida, para mi es como si sólo hubiera en mi sueño una realidad paralela en la que gozar de lo nuestro no se quedará sólo en el sueño.

No recuerdo mucho más, el sueño se fue desvaneciendo entre las sábanas y me desperté, pero lo tenía en mi mente que incluso me gire para ver si estabas en mi cama, podía oler tu perfume, podía sentirte a mi lado.

Mi día fue como tantos otros, una lucha contra el dolor, pero por una vez desde hace mucho tenía un sueño al que aferrarme y sonreír mientras tras mi ventana no para de llover.