Equilibrium

No tiene sentido

aletargarse

estoy desbordada

alumbrada.

Necesito ser pesadilla

mantiene los poros abiertos

el corazón alerta

mi mundo vivo.

No doy explicaciones

nadie me atiende

soy ese trámite interminable

que se refuerza a sí misma.

Luz verde

de mi complejidad femenina

el paradigma de mis adentros

el cotilleo que sale de tu boca.

Nada en mí mejora.

Hace unos días que murió mi padre, ahora llevo dos días en cama derrotado por mi enfermedad y el mal tiempo, que hace que se ponga mi cuerpo peor. Aunque todo suma y ya no tanto el dolor del cuerpo también el de la mente me hace pensar tantas cosas en las noches de insomnio que no sé como salir de ellas.

Me gusta vivir y sentir todas las cosas que nos da la vida, he sentido y visto a la muerte muy de cerca en mí o mis seres queridos, no es agradable, te va carcomiendo lentamente y aunque se sacan fuerzas de la nada porque aún tienes esperanzas de dejar un bello recuerdo en los que se quedan ¿vale la pena sufrir?.

He perdido toda mi fuerza, me quedaba una mente bien amueblada y hasta eso está empezando a fallar, quizás este paso por esta vida ya está exprimida y a lo mejor traspasar la frontera sólo es el comienzo de otra aventura, pero a estas alturas de la vida no sé si hay pasaje para una persona como yo, que sólo suma carencias donde antes tenía virtudes.

El mundo se me ha puesto como una montaña, se que cada uno aguanta como puede en estos tiempos tan difíciles, no sé si será bueno sacar la bandera blanca o hundirse con el barco como un buen Capitán.

Una nueva

Confinados corazones

en temporada de no descanso

cubriéndose las espaldas

buscando la eternidad.

Donde el sol ya no da

y se baja la persiana

dejando las cortinas del alma

a la suerte distraídas.

Donde preguntan

cuando no se dice nada

pero el resultado o la respuesta

no tiene hilo ni senda.

Y otorga silencio

ya que nada tiene que decir

detrás de una cámara fija

jugando al ombligo de la palabra.