De nuestras cosas

Le das vueltas a las cosas

para no decirme lo que sientes

pero yo en el fondo te comprendo

aunque tu no me entiendas.

Eres retorcido con las verdades

porque no quieres hacerme daño

pero me gustas más al natural

sin que te calles las cosas.

A pesar de todo ello te quiero

y no porque no seas un libro abierto

tienes más cosas no ocultas

que me dejan el cielo abierto.

Así que te doy por consagrado

ante mis humildes pensamientos

ya no voy a gastar más tinta en ti

ni a dejarme las uñas en agarrarme.