Las cosas del morirse

No sé si morirme

es una solución compleja

los cabos sueltos son muchos

la caja de pino es fría.

No tienes teléfono móvil

ni el Internet para ver vídeos

ni palomitas de maíz

ni hamburguesas con queso.

Por no tener no tienes ni ropa

que se la comen los gusanos

lo bueno es perder peso

se te aligera hasta el alma.

Lo de no ducharse a diario

suena un poco guarro

pero lo del polvo a polvo

me suena pornográfico.

Así que me debato en un dilema

que hasta te crece el pelo

a ver si ahora de calvo luego me salgo

y van gritando por mi las esqueletos.

No sé que voy a hacer

que allí no hay puestas de sol

ni trikinis en las playas

ni siquiera el tinto de verano.

Pero a grandes males

dicen que la fortuna aparece

a ver como me planteo la cosa

que luego no hay billete de vuelta.