La pelota en patio ajeno

Vivir y soñar

cuantas veces nos arrancan la vida de cuajo

sin alegrarnos de estar

sin que nos tomen en cuenta.

Los fantasmas del pasado

nos pueden asombrar y dañarnos

pero hay cajas cerradas al público

de esas que no se hablan demasiado.

Como cuando Tom pilla a Jerry

y el mundo se vuelve una querida

de esas que se prostituyen por un disparo

directo al recto del corazón.

Y como en un capitulo sin publicidad

añoramos lo que no hemos hecho

pero como todo aquello que nos han negado

nadie sobrevive a uno mismo.