Tú eres esa parte que necesito llamada felicidad.

 Me deshice de la oscuridad

en el momento que tus pupilas

se centraron en las mías

y nos mantuvimos la mirada.

Si el silencio de nuestras bocas

no hacía falta que dijeran nada

por el contrario nuestros ojos

lo decían todo.

En el principio de todo

sólo muy pocas cosas están claras

y es que si dos almas se buscan

nadie puede pararlas.

Cuando un corazón se delata

y enseña sus cartas claras y decididas

el amor no le pone pegas

solamente se deja querer para siempre.

Noches sin dormir pensamientos en la almohada

He podido ver en mi vida

todo aquello que se me ha quedado mezclado

los momentos felices y tristes

la vida y la muerte.

De todas esas mezclas

cada caso en particular me ha dejado

los sentidos en todos sus procesos

recordando olores, caricias, vivencias. 

A veces necesito recordar muchas de esas cosas

para retener la cordura en mi ser

para que el sentido que han tenido estos años

no sean un pozo sin fondo sin una cuerda a la que agarrarme.

Ordenando todo esto y mucho más que mis labios han sellado

espero encontrar el equilibrio que tantas veces me ha ignorado

sabiendo que necesito como todo el mundo un segundo

para no sentirme desplazado.