Mujer de ojos grandes

Me gustaría acariciar tu rostro

sentir tus manos en el mío

poderte besar los labios y decirte

mirándote a los ojos TE QUIERO.

Los dos compartimos pasiones

tus palabras son mi pan de cada día

las mías oscuras y profundas

buscan tú luz que las guíe.

Me encanta verte sonreír

me produce una enorme felicidad

saber que aún puedo hacer

latir a un enorme corazón me da paz.

Quizás sea un atrevido por pensar y decir

que te siento como un alma gemela

de esas a las que le entregas todo tu amor

y puedes llamar con cariño compañera.

 

 

 

 

No NO No con todo.

Los gritos

sacuden la suciedad

desnudan el cuerpo

levantan la agresividad.

Los recuerdos violentos

producen la acidez necesaria

para encantarse a uno mismo

sin sentir la vida.

Como un calzador a tiro

que te arranca de una silla fija

el despropósito de las horas

disparadas por un cañón.

Deslomándose un trece

de un mes cualquiera para aburrirse

donde reinventarse es como un río

lleno de moscas de mierda.