Tus noches

Las noches son muy largas

si no me meto contigo

mientras suspiras en los sueños

y me abrazas entre tus sábanas.

Y me ruegas que duerma

de esa manera suficiente

para llegada la mañana

amarte nuevamente.

¡Madre Mía!

los besines al chatín cada día

que sin la luz encendida predicas

porque a oscuras ¡lo que harías!.

Y es de buena voluntad

mientras haces correr a tu cuerpo

que en tus pensamientos nocturnos

me tengas siempre a mi.