La pelota en patio ajeno

Vivir y soñar

cuantas veces nos arrancan la vida de cuajo

sin alegrarnos de estar

sin que nos tomen en cuenta.

Los fantasmas del pasado

nos pueden asombrar y dañarnos

pero hay cajas cerradas al público

de esas que no se hablan demasiado.

Como cuando Tom pilla a Jerry

y el mundo se vuelve una querida

de esas que se prostituyen por un disparo

directo al recto del corazón.

Y como en un capitulo sin publicidad

añoramos lo que no hemos hecho

pero como todo aquello que nos han negado

nadie sobrevive a uno mismo.

Discreción

Terremoto en los pulgares

ruidos en la noche

temblores en los parpados

el miedo es una avalancha.

Perros cabreados

fogatas de chatarra oxidada

algo muy personal

enemigos que hacen daño.

Malabares con bolas 

de fuego candente casi lava

música de fondo

armas cargadas por el diablo.

Una partida de cartas

marcadas con la sangre inocente

de todas aquellas almas

que han cerrado la boca.

 

 

Locura

La locura de lo visible

es la proyección de los miedos

el canto de un pájaro loco

la venganza de una guadaña maldita.

Locura simple y no pasiva

que desencarna los peores momentos

atrae los cánticos de una maldad

que confunde a las personas.

De mayor la locura es más activa

todo el mundo miente

y los que no lo hacen se mueren

ahogados en un mar de lágrimas.

Decir hola es una locura

decir adiós en un ruido con trampa

que mayor locura que repetirla

una y otra vez hasta aburrirla.

 

Tú eres esa parte que necesito llamada felicidad.

 Me deshice de la oscuridad

en el momento que tus pupilas

se centraron en las mías

y nos mantuvimos la mirada.

Si el silencio de nuestras bocas

no hacía falta que dijeran nada

por el contrario nuestros ojos

lo decían todo.

En el principio de todo

sólo muy pocas cosas están claras

y es que si dos almas se buscan

nadie puede pararlas.

Cuando un corazón se delata

y enseña sus cartas claras y decididas

el amor no le pone pegas

solamente se deja querer para siempre.