Afilas tus uñas en mi alfombra

Clavas las uñas

contra la alfombra

un deshilado numero

de fibras rotas.

Las más grandes

se quedan atrás por viejas

por largas y blandas

pero puntiagudas.

Y otras toman su lugar

en un ciclo continuo

el mundo no se para jamás

porque claves tus uñas.

Y es un ejercicio

que repites a diario

una tradición no escrita

una rutina bien planificada.