Escorpión a la parrilla

Aguijón tremendo

con todo su veneno

como cuando abres la boca

o arrimas los gases nobles.

De coraza y armadura

pinzas que te quitan la piel

te consume la carne

hace que seas un majareta.

Peor que las setas alucinógenas

en la parrilla de tu ombligo

desesperante en su comienzo

como en tus tripas.

Para comérselos de dos en dos

dependiendo de su tamaño

si son como todo lo que destrozas

no tendría suficiente boca.