No te creyeron

Venías de la Atlántida

de tu naufragio emocional

olvidada del planeta tierra

de tus semejantes.

Sigues creyendo en hadas

en ese mundo mágico maravilloso

donde cada palabra suena casual

pero te llena las profundidades.

El destino te marca tus creencias

en esas experiencias de tu coherencia

dentro del espacio tiempo vulnerable

de todo tu colectivo.

Sigues buscando gamusinos

usando tu ingenio y sabiduría

como si todo lo tuyo fuera cuántico

y los demás tus sombras.

Anuncios