La señorita de la tortilla

Haces dos tortillas

de rica patata y huevos

con su cebollita tierna

con tu corazoncito.

Yo me emociono

con el rabo entre las piernas

pensando comer de tu plato

esa cosita tan tierna.

Pero vas tu y no compartes

te comes las dos tortillas

te quedas con la barriga al aire

y mi plato vacío.

Y ahora tengo rugidos

y me entran las ganas de ser caníbal

al verte con esa cara tortilla

y el estómago lleno.

Anuncios

13 mil

13 mil

veces me negaste

te lo quedaste

y escapaste.

13 mil

que prometiste devolver

cumplir una palabra

mentiste.

13 mil

ese fue tu precio

por el que te vendiste

desapareciste.

13 mil

las razones de tu traición

sin arrepentimiento

matandome.

Lo sabes

Suelo pensar

y disculparme conmigo

por llevarme arrastras

por medio mundo.

Y aunque me encanto

como era mi vida

en perfecta libertad

no volveré.

Aunque todos los recuerdos

son como mis órganos

ninguno sobra

todos son imprescindibles.

Que va a ser ahora

de todo aquello que no siento

y me deja en la oscuridad

para el resto de mi eternidad.

Olores nocivos

Castigas el perfume

que socorre tus sueños

te eleva a la torre de tus gustos

te atrapa en tus orgasmos.

Disfrutas de tu cuerpo

las acciones te llevan al paraíso

te conoces bien al susurro

en cada gemido de tu piel.

Pero esa esencia que atrae

que se camufla con todo tu ser

lo amas y odias al mismo tiempo

te roba protagonismo.

Y eres de las que se ven al espejo

y siente celos de su reflejo

de incluso de su sombra si la ve

de toda si misma.

Tu secta mental

Haces de tus heces

un experimento social

donde el estiércol te camufla

como a un buen cerdo.

Te manifiestas con pancartas

con letras de fuego de tu boca

donde insultas al rebuzno

de la poesía más rancia.

Te equivocas despectivamente

con todo lo que te rodea

la gente te cae gorda fingida

basura que hasta por serlo hueles.

Una lección de vida

ese señuelo que pones a cada uno

cada loco con su tema

y tu dedo como no metido en el culo.