#16

Regalas una planta

llamada desesperanza

calculada materia viva

para ejecutar una muerte.

Has buscado el veneno

entre el verde clamor de tu ira

en cada pétalo de fuego

entre tus pechos con mala leche.

A tu puta bola

como es costumbre en ti

porque maldecir se te antoja

un rayo de dulce agonía.

Y sigues fingiendo los orgasmos

entre veladas palabras sacadas de la nada

porque en el fondo esperas

que no resucite tu subconsciente.