Conduces…

Reina conduce por la noche

tiene los dedos fríos y desespera

en la ausencia de quien siente

tan lejos de verlo pasar.

Es su madrugada casi las tres

y su música rompe el silencio

pensando en como tenerme en el tiempo

en cada giro de volante.

Llega a la plaza mayor de mi pueblo

y ve como se festejan los fuegos

me encuentra con su mirada y saluda

con ganas de lograr un beso.

Me abraza calentándose por momentos

siento su lengua dentro de mi boca

me aprieta el culo con su mano con fuerza

me dice que me suba al coche.

Le pregunto a donde me lleva

y con una sonrisa me dice lo siento

te he secuestrado sin pensarlo

porque eres lo último que quiero olvidar.

#10

Las estafas de tus palabras

son como las estafas de tu corazón

cuando al estafar respirando

hundes la vida del pobre estafado.

Y es que es mejor callar

cuando se estafa en diversidad

que estafar en la mentira

de no decir nunca ni una sola verdad.

Pero para estafa el estofado

que obligan a comer a todos a diario

que por mal hecho y sin sabor

ya no es gusto ni del estafador.

Y si siguen con la estafa

de no vivir donde nunca han vivido

perjudica al que no estafa

el poder seguir viviendo y opinando.

Pero como meter la lengua en el culo

es menos estafa que sacarla por la boca

las palabras que son chorro de tinta

dejan de ser estafa si las consagran.