Cascabeles de la meseta

Yo tenía tu corazón
tus tetas en mi mente
las gambas a la plancha.

No quería ser pincel
en el cuadro de tu mente
allí donde era tu primavera.

Me bajabas los pantalones
dentadura sin cremallera
labios sensuales artillería antiaérea.

Y te quiero con o sin
los lagartos sacando el calor
de sus sonrojos por tu cuerpo.

Sin esperanzas veo tu edén
allá donde te pierdes en patxaran
y sueñas cortando las pelotas.

Yo tenía tu corazón
tu culazo en mi mente
desoyendo un buen chuletón.  
Anuncios

Intenciones

Infección
de mi musculo sangrante
llamado corazón.
Aburrido
de tu soledad
adoptada de la mía.
Como un lago de pus
ponzoñoso
que te mata lentamente.
Pupilas en blanco
gritando la rabia
que no pedirá perdón.