Autocontrol

Rompientes
en vórtices inalcanzables
susurros de tu entrepierna
buscando mi carne.

Me deseas con castigo
sin saber tu odio extremo
porque me amas demasiado
y eso te remolca, te diluye.

Quieres hacerte la fuerte
y sueltas la sonrisa loca
aquella que te quita los nervios
y te eriza los pezones.

Quieres sexualizarme
al ritmo de tus antigüedades
aquellas que te hacen cómoda
y te dibujan tu paraíso perfecto.

Me llamas
en tus gritos de silencio
me necesitas en ambos sentidos
y me cortas como tus calabacines…
Anuncios

Lánzate

No hay ironía en el amor
aunque si hay demasiada crueldad
cuando dos personas muy distintas
se quieren entregar.

Dicen que las distancias
enojan el ombligo del contiguo
que los besos robados a una foto
no te llenan de verdad.

Cuando sueñas y te despiertas
con la humedad pegada a las sabanas
y entiendes, comprendes, que te falta
que lo necesitas como la caridad.

Te enamoraste pero no lo quieres soltar
decirlo a lo mas alto y darte el piro
recorrer todos sus puntos y silbarle
el camino a tus deseos mas oscuros.

Y explotaras todo te llegara
sabes que sera para siempre tuyo
y aunque tienes miedo, te cagas
cada día lo necesitas a tu lado más…

No te cortes las alas

No consigue dominar
su mente sin libertad
y estrella sus cristalinos
en el cuerpo del pecado.

Mi cuerpo que no es forma
ni tiene nada que envidiar
solo la causa y efecto
que ella quiere conquistar.

Y proyecta su viaje
entre astrales sentimientos
se le satura la sangre
y el enfado es vaginal, terminal.

Vive en el estrés del mundo
de esa alma que tiene condenada
que rebusca la manera
de evadirse y escapar de la razón.

Y lo que no sabe es
que todo es más fácil con crueldad
cortando el cordón umbilical
y regocijándose en su propia felicidad.