Eres tu “rosa”

Se termina

la falsa inocencia

de tu sincera

enemistad.

Zarpazos

de tu aburrida alegría

de tus remordimientos

de tu amor.

Ignorando

las verdaderas intenciones

de escribirme

valorando revolverme.

Sin saber

en tu propia existencia

lo que quieres para ti

y saciar tu melancolía.

Dándote cuenta

de que sin mis recuerdos

ese océano que te cubre

son tus mejores excusas.

Lanzándote

a una búsqueda loca

donde el único sabor que te queda

era de cuando te hacia el amor. . .