Nuestro barco…

Nos casamos en un barco

con miles de pasajeros,

el capitán del trasatlántico

nos declaro marido y mujer.

Han pasado muchos años

desde aquella noche maravillosa,

donde tu te sentías una hada

embrujada por la luna y me besabas.

Y desde ese día que te vi

entre todas aquellas lobas y me enamore,

no hay un solo día

en el que no piense en ti.

Algún día volveremos

a formar parte de ese crucero,

retomaremos los votos

y sonreiremos en nuestra felicidad…