Quédate en el campo

Te he peinado tu vello púbico
con el rastrillo de la inocencia
mientras usabas la hoz afilada
para recortarme las patillas.
Me has usado de abono orgánico
para bajarme los pantalones
te has crecido cosechando
los melones que te cuelgan.
Buscaste mi leche ordeñando
el único teto que tenía
para ti la seducción de la paja
es acostarte entre el cerdo y la vaca.
Cantaste retorciendo el pescuezo
del pobre gallo en el corral
te gusta ser mala persona campechana
naturista extraña como la que más.