Gélida de finales de Marzo

Siempre
metida en mi oscuridad
me golpeas
a ritmo parido.
Y no
descubro tu lealtad
te aburres rápido
sin mirar atrás.
Me quieres
para dejarme soltar
en tu mente
nunca estaré jamás.
Siempre
me llamas ternura
cuando la necesitas
para bordar tu corazón…