Picardia

La diosa de ébano
se reencuentra con su sueño,
se acaricia el vientre
leyendo sus escrituras.
No quiere titulares
que analicen su alma,
el cariño que nos tiene a todos
es de una amante soldado.
Sus tiempos
son sus extremos y anécdotas,
nos estudia con fervor
mientras se muda las pieles.
No nos devora
no tiene alternativas,
su mayor pasión en la vida
es tener picardía.   

Perdida en tu braga faja

Rustica de Alcobendas
blusa vaquera y minifalda,
pelos de loca
cubata que no afloja.
Mirada de cantimplora
dedos de maga,
tienes el mismo higo
que una santa.
Sueños de las noches
desnuda de conciertos,
con gafas de sol
y las piernas resacosas.
Ilusiones de cantaora
bajo el paracetamol estigmatizada,
creencias de despertar
en tu propia verdad.
Piscinera en rodajas
quedate contigo,
ya que conmigo siempre
tiras de drama.