Palabras encadenadas

No me saques los colores
colores que son rumores
rumores que animan el alma
alma que no vaga acompañada
acompañada pero no acomplejada
acomplejada de tus palabras
palabras que se vuelven hielo
hielo que toca mi ventana
ventana que espera tu regreso
regreso que jamás debió de ser partida
partida que soltaron lágrimas
lágrimas que inundaron mi patio
patio como un jardín florido
florido mi pensamiento hacia ti
ti ti tiemblo de frío
frío que anuncia mi muerte.

Nacidos ejecutados



Prisionera de la perra democracia
de una dictadura sin cuartel,
excremento de una noche sin perfil
entre pezones y suspiros.
Sus dictados me sacan los ojos
entre un discurso de sangre real,
los lamentos y la vaselina así
que nos enfundan cada día.
Meritorio desgaste que no engañan
a la hora de sufrir,
nos han echo esclavos
de su manera de vivir.
Balas sin recámara de su odio
palos de ciego a las costillas,
envenenamiento en la pobreza
en sus perlas europeas escabullir.
Paridos en seda
reclutados de la traición,
así nos gobiernan al mazo
así nos matan lentamente.