Cuando te digo….

Cuando te digo que te quiero lo digo desde la parte mas profunda de mi corazón. Quizás no sea suficiente cuando los kilómetros pesan como una gran losa en nuestra relación, esa relación que lleva muchísimos años con fundamento, con la esencia natural de la verdad más sincera. Aquella que nos ha llevado miles de horas hablando, enamorándonos, escuchando y expresándonos sin tapujos, con total libertad de los sentimientos.
Cuando te digo que envejecer a tu lado será lo más importante de mi vida, es cierto. Reconocer que dejar atrás una vida de aventurero, mochilero de circunstancias, en muchos corazones femeninos conocidos en viajes interminables, en pensamientos llenos de gratitud es al fin y al cabo un grado que termina en tus labios, es sincero, verdadero.
Cuando te digo que eres una mujer valiente, superviviente, llena de grandes emociones y sensible a todo lo que te rodea, créeme, son tantas cosas buenas que tienes que nada mayor que acabar una vida a tu lado es mejor recompensa que la vida propia, que la esencia de una experiencia.
Cuando te digo después de tanto tiempo juntos, de tantos años mano a mano, que eres hermosa no es para hacerte la pelota como me dices muchas veces, es para que comprendas que te quiero de verdad, ya sea bajo un puente, en una chabola o en un simple abrazo estando a tu lado.

Cuando te digo que me haces sonreír es porque eres la alegría de mi vida.

Mary

María estudia psicología en la universidad de la vida y se levanta todos los días con una enorme sonrisa, con su pijama alborotado, su pelo suelto al compás de su movimiento y un deseo de café que la libere de los sueños de su día a día. Su cuerpo es una oda a la belleza, a la sinfonía de las curvas perfectas, de latinas maneras, de agradecidas hermosuras, una canción agradecida a los versos que suelta por esa boca de media bruja, que como bien dice ella enamoran.
María entretiene su vida con sus libros, con la bachata, con su hogar y se deja llevar por las ilusiones del corazón, aún cree en los amores verdaderos, es una romántica. Pero también es tímida, o a bien lo quiere aprender para si misma, porque la nobleza de las personas está en reconocer que sus puntos débiles son los que realmente la hacen a ella, fuerte.
María ya sabe lo que es dar vida, de llenar el mundo con una obra de igual belleza como lo es ella, se siente orgullosa de su niña y cuando la mira se le iluminan los ojos, daría su vida por ella, es su mundo, el epicentro de todas sus batallas, su castillo y fortaleza. El mecanismo que la mueve y que la despierta, su amanecer y su atardecer, su juventud.
María es simpatia y un mar lleno de sonrisas, también tuvo oceanos de lagrimas, pero ya no tantas. María es un ser humano enorme, único.

Mary joins her universe with the Dominican Republic and makes the land more beautiful, thanks 

Reina…. coño!!! me haces pensar!!!

Me hablas de ecuaciones de segundo grado para ligarme como si ello valiese para hacerte reír, cuando te descojonas con nuestras conversaciones. Y me replicas que soy la persona mas guapa del mundo solo para saber si te estoy escuchando y crees que aunque finjo el lanzarte un guiño hacia el lado contrario de donde estas mirando (mi paquete) no me pierdo nada de lo que me dices.
Porque eres una bruja de pelo rizado “alocada” que cuando te tiro de las orejas con mis anécdotas te llega el sublime dolor de cabeza que hace sacar toda esa retaila de balbuceos y palabras malsonantes que tanto adoras soltar. Eres una terremoto intelectual.
Te aprietas los vaqueros y marcas la blusa con tus pezones de la razón, intentas llevarme al lado oscuro de tu mente allá donde perviertes mi mirada noble y buena por un catre lleno de sabanas manchadas por los coitos mentales de las conversaciones preñadas a lo largo de los años, me revientas con el placer de tus labios marcando la tendencia de esa sonrisa de petarda que has tardado años en perfeccionar, arte puro.
Y ahora me mandas a hacer la comida, solo para aplicar tu furia hacia el vecino de abajo ya que conmigo no puedes, luchar mente contra mente entre nosotros dos es como fumarse un porro de marihuana del tirón y sin ventilar la habitación, a ver quien se quita la ropa interior antes o por el contrario se vuelve loco “sin darnos la razón”.

Mi jefa

Me habías citado en la calle Postrera en un día frío y desangelado para comer en el Puerta Sevilla, me supuse que tus reuniones de comida serían como en las anteriores citas, aburridas y cargadas de elementos del trabajo como revisar fechas y poner las agendas en el mismo punto, un coñazo insufrible sobre todo porque era fuera de horas de trabajo y me consideraba con el derecho de tener mi propia vida y no estar siempre a remolque de lo que quisieses por muy jefa que fueras, por muchos tacones de aguja que llevases y esas gafas grandes, para mi exageradas que junto ese escote de juvenil descocada…. ¡stop! Que ya llegas.
Tras los saludos pertinentes, o sea lo mismito que hacer un agujero en el hielo y ponerte a esperar a que pilles un pez, de dejarnos un buen pico en degustar la comida tradicional y empezar a dar cuenta de un buen trozo de tarta de queso soltaste el premio gordo de la jornada, no tenía nada que ver con la paliza que me habías dado durante la comida con los temas sobre la economía y el desarrollo de la empresa, ni de contratar a mas personal o reducir el consumo del uso de la impresora en asuntos personales (fotocopiar mi culo para gusto de alguna), lo tuyo fue como una bomba nuclear sobre territorio amigo, esa pregunta que por unos segundos me dejo fuera de juego y al borde de la expulsión.

.- ¿Yo te gusto?

¡Ole y ole sus ovarios!, la tarta de queso estaba a punto de salir despedida de mi garganta hacia su cara en un ataque de agarrotamiento mientras mis ojos desorbitados estaban a punto de irse al fondo de la sima de las marianas y volver sin descompresión ni nada. ¿Pero esto qué es?, ¿dónde está la cámara oculta?. En esa situación típica de no saber que hacer te tocas la ceja, balbuceas sin sentido como si fueses un idiota a reventar de aguardiente y por fin cuando ves que su cabeza se inclina intentando entenderte y que eso puede terminar como el exterminio de las cucarachas en un sarao de napalm la miras a los ojos fijamente y le sueltas….

.- claro eres una jefa increíblemente eficaz y sabes llevar con pulso firme la empresa.

¡Animo campeón que de estas sales!, me lo intentaba repetir una y otra vez a la espera de que colase y no se notase mucho que estaba a punto de empezar a sudar y a sentirme nervioso, aflojo la corbata con disimulo y espero recibir en segundos la somanta de ostias más verbales del universo.

.- ¿Si te gusto como mujer, como pareja, como algo mas que tu jefa?

Madre mía pero que se ha metido esta mujer hoy un saco de lsd en vena, ¡se ha fumado toda la maría de la región!, empiezo a tartamudear como un gangoso sin culpa y mis cojoncillos botaban de un lado al otro de la silla con pánico esperando a que la aguja del tacón de unos de sus zapatos acabasen buscando lugar blando. Armándome de valor y seriedad para una ocasión única en mi vida de ser sincero y de demostrar que tengo voluntad propia y que no cederé a sus chantajes tanto empresariales como emocionales le solté con rotundidad:

.- ¿En tu casa o en la mía?