La lola que chava

La Lola se va de bailes
con las cenizas de sus zapatos,
se le fue la cordura… con dos mojitos
en las manos y la cabra en el piano.
La Lola de dardos utópicos lanzadora
practica su palabra levantando anclas,
donde pone el ojo no levantas cabeza
se escurre tu vida entre la pana.
La Lola tiene curvas y cicatrices
como la autopista Panamericana,
presumida de bien modo se las arregla
para coquetear con el rimel y la mirada.
La Lola es como un dolor de muelas
solo no duele si te la arrancas,
pero que luego la echas en falta
y la extrañas… ¡carajo que chava!