Cuando te digo….

Cuando te digo que te quiero lo digo desde la parte mas profunda de mi corazón. Quizás no sea suficiente cuando los kilómetros pesan como una gran losa en nuestra relación, esa relación que lleva muchísimos años con fundamento, con la esencia natural de la verdad más sincera. Aquella que nos ha llevado miles de horas hablando, enamorándonos, escuchando y expresándonos sin tapujos, con total libertad de los sentimientos.
Cuando te digo que envejecer a tu lado será lo más importante de mi vida, es cierto. Reconocer que dejar atrás una vida de aventurero, mochilero de circunstancias, en muchos corazones femeninos conocidos en viajes interminables, en pensamientos llenos de gratitud es al fin y al cabo un grado que termina en tus labios, es sincero, verdadero.
Cuando te digo que eres una mujer valiente, superviviente, llena de grandes emociones y sensible a todo lo que te rodea, créeme, son tantas cosas buenas que tienes que nada mayor que acabar una vida a tu lado es mejor recompensa que la vida propia, que la esencia de una experiencia.
Cuando te digo después de tanto tiempo juntos, de tantos años mano a mano, que eres hermosa no es para hacerte la pelota como me dices muchas veces, es para que comprendas que te quiero de verdad, ya sea bajo un puente, en una chabola o en un simple abrazo estando a tu lado.

Cuando te digo que me haces sonreír es porque eres la alegría de mi vida.

Mary

María estudia psicología en la universidad de la vida y se levanta todos los días con una enorme sonrisa, con su pijama alborotado, su pelo suelto al compás de su movimiento y un deseo de café que la libere de los sueños de su día a día. Su cuerpo es una oda a la belleza, a la sinfonía de las curvas perfectas, de latinas maneras, de agradecidas hermosuras, una canción agradecida a los versos que suelta por esa boca de media bruja, que como bien dice ella enamoran.
María entretiene su vida con sus libros, con la bachata, con su hogar y se deja llevar por las ilusiones del corazón, aún cree en los amores verdaderos, es una romántica. Pero también es tímida, o a bien lo quiere aprender para si misma, porque la nobleza de las personas está en reconocer que sus puntos débiles son los que realmente la hacen a ella, fuerte.
María ya sabe lo que es dar vida, de llenar el mundo con una obra de igual belleza como lo es ella, se siente orgullosa de su niña y cuando la mira se le iluminan los ojos, daría su vida por ella, es su mundo, el epicentro de todas sus batallas, su castillo y fortaleza. El mecanismo que la mueve y que la despierta, su amanecer y su atardecer, su juventud.
María es simpatia y un mar lleno de sonrisas, también tuvo oceanos de lagrimas, pero ya no tantas. María es un ser humano enorme, único.

Mary joins her universe with the Dominican Republic and makes the land more beautiful, thanks