La primavera de Lú

Me lees en la lejanía, allá donde has decidido no ser nada en mi y tener en ti los recuerdos de los momentos que hemos vivido juntos. Donde seguirás a caballo entre dos naciones y tu libertad se ve comprometida por tus decisiones de estar sin tu amor verdadero, sin las cosquillas que sentías y que la cobardía te hizo negar y negar quedándote con lo viejo, con lo que no te hará feliz.
Y no es misión para mi juzgar tus decisiones ni pondré en duda si tus actos fueron correctos o no, lo que has lastimado desapareciendo se va endureciendo pero siempre tendrá una ventana abierta para tus mensajes, para ese cariño verdadero que sentiste mientras te arropaba. No entra en recibo decirte que te voy echando de menos como los alientos fríos engarzados sobre el invierno de tus pensamientos, ni que he dejado de llorarte a golpe de tangos y fechorías, pero todo eso ya lo sabes porque nunca me has soltado de la mano, me sigues buscando y mirando con el antifaz intentando dejar ese rastro que sabes que interpreto, que conozco pero que respeto.
Siento tu mirada puesta en mi, a pesar de que cierras cuentas de tu vida y abres otras, intentas eliminar pasados para llevarlos al presente y tus indecisiones son como un código enigma que abrirá una lata de emociones para cuando quieras lanzarte desde ellas, solo dejas pasar el tiempo, pero en mi mente, en mis pensamientos ya lo sabes siempre será primavera.

Lú es fantasía.

Lú paseaba tranquila a orillas de la playa Ramírez sentía como la brisa del Rio de la Plata jugaba caracoleando con su pelo, le marcaba la rutina de sus pechos sobre la camiseta, le hacia sentirse coqueta, maravillada por su entorno, dulce y fascinante. Luego continuo el paseo por las ramblas de nombres de países, de presidentes, de científicos y se dio cuenta que cada paso que daba estaba marcado por metros de historia, por momentos de una vida que influyeron en tantas personas que no podía entender como podría encajar ella en todo eso, en este mundo donde tan pocos intentaron cambiar tantas cosas, a tanta gente.
Lú es tímida por naturaleza, pasear le relaja sobre todo por las mañanas porque consigue evadirse de todas las cosas con las que se tiene que pelear a lo largo del día, su novio, su mamá, su trabajo. Y aunque a todos nos pasa lo mismo en algún momento de nuestra vida muchas veces en el silencio de sus paseos querría evadirse lo más lejos posible de todo su pequeño mundo y sentirse libre, como cuando liberas un perfume que perdura en el aire y se va dispersando buscando otros olores y matices.
Lú tiene una mirada que hace que toda su ciudad se le quede pequeña, quizás se le quede pequeño el país entero, pero su voluntad de soñar es tan grande, tan imponente que ningún agujero negro sería capaz de absorber su fuerza vital, sus venas de sangre caliente, todas las ecuaciones que durante su paseo elabora y ejecuta en décimas de segundo resolviendo problemas de ayer, los que sabe que podría tener ese mismo día, o los que tendrá mañana cuando acabe de leerme y venga a por mi para arrancarme el corazón y devorarlo porque tiene ese poder en sus manos.
Lú es fantasía.