Mi vida sin ti

El mundo dejo de ser mundo cuando tu te fuiste, cuando las horas no estaban en el reloj y se formaban como escaleras hacia un infinito del que escapar era lo más simbólico, ya que nada podía ocupar el tiempo vació sin ti. Me abrazabas en la noche, hiciese calor o frío sentir mi cuerpo te hacia estar tranquila, te daba la seguridad que necesitabas y te permitía besarme, lo hacías constantemente de manera natural, sin buscarlo. Te salia del alma.
Mi vida dejo de ser vida cuando me di cuenta del silencio que había en casa, del gran espacio que ocupaban tus sonrisas, tus preguntas, siempre me preguntabas cosas aunque las supieses porque te gustaba como yo las explicaba, como las narraba dándoles giros y llenándolas de metáforas. Eras la casa en si porque nada de lo que en ella había podía compararse a la enormidad que creabas estando en ella, eras como una galaxia que devoraba a su paso a otras con tu aura.
Mi corazón dejo de ser corazón cuando tu luz se apago, cuando me despertaba por la noche y no sentía tu calor, ni escuchaba tus sonrisas, ni tus preguntas, cuando en la comida un plato estaba vacío, no tenía tu ropa en la lavadora, no llegaban cartas para ti en el correo, tenía que irte a visitar muy lejos y siempre con las lagrimas de un ser que había perdido su Norte, su alma gemela, su amor verdadero.

Mi persona dejo de ser persona cuando al ver a las estrellas tu parpadeo se había perdido para siempre.