Los chupados

Hoy he amanecido con chupados por todo el cuerpo y cuando lo descubrí en la ducha una cara de terror y asombro me invadió por completo. Pero buscando la serenidad y la compostura me acorde de las palabras o más bien amenazadas de una bruja del Pacifico Sur que me vaticino que esta noche algo así me pasaría y que ella seria la responsable. Entonces partiendo de la base de que se puede creer o no en las brujas de una manera entrañable y nada sociológica pero que damos por hecho de que no existen o que se han extinguido ¿cómo carámbanos de hielo me han relameteado todo mi ser puro y virginal? (uffff esto último no se si cuela).
Ahora podríamos aplicar cuarenta millones de teorías, que si la abuela fuma marihuana, que si la abducción alienígena existe, que si Harry Pettas se escapo del colegio y se volvió sarasa, que si los viajes astrales, que una manada de mosquitos tigre en celo…… ¡Basta! ¡basta! ¡basta!. Vale muy bien todas unas teorías firmes y concluyentes pero ya de nada valen al resultado del ya producido en mi “corpiño xeitoso” con el que tendré que afrontar los días venideros.
Entonces después de este rollo más cultivado que un sembrado de lechugas y si a estas alturas no habéis cerrado la pagina os imaginareis la pregunta que espero alguien responda:
¿Cómo quitáis un chupado (chupetón, succionar con la boca una parte del cuerpo para dejar marca y así buscarle un lío a alguien o no)?.

Esperando la solución intentare hacerme una base de maquillaje con un poco de estiércol natural y esencias de plantas del bosque a ver si así los disimulo, buen Jueves para tod@s (siiiiii incluida tu mala bruja).